Femintimate Kegel Ball

Femintimate Kegel Ball

Kegel Ball son dos esferas vaginales especialmente indicadas para la involución uterina post-parto, los tratamientos para paliar y prevenir la incontinencia, y fortalecer el suelo pélvico, ayudando a tener unas relaciones sexuales más satisfactorias.

El suelo pélvico puede deteriorarse por embarazo, partos, menopausia, deportes de impacto, tos crónica, etc.

Más detalles

8433345406015

12,95

* Fracciona tu pago desde 50 €

* Recibe primero, paga después

¿Cómo funciona?

  1. Elige esta opción al realizar tu pedido, no necesitas tarjeta.
  2. Recibe tu pedido y comprueba tu compra.
  3. Tienes hasta 7 días después del envío para pagar.

¿Cuánto cuesta?

El único coste es de 1.95€.

Envío gratis en pedidos superiores a 69 €. En pedidos inferiores 4,99 € (península).

Entrega en 24/48 h (península).

Pago seguro certificado.

Kegel Ball son dos esferas vaginales con forma ovoide para facilitar tanto su inserción como su extracción, de silicona sedosa sin ftalatos. Cada esfera tiene un diámetro de 3,5 cm y el peso total de las dos esferas de 84 gr. Largo total: 19,9 cm (Incluyendo lazo: 9,4 cm)

Cada esfera contiene otra más pequeña en su interior, que le confiere peso y golpea al caminar transmitiendo una pequeña vibración que genera el acto reflejo de retención, ejercitando la musculatura pélvica.

Especialmente indicadas para la involución uterina post-parto, los tratamientos para paliar y prevenir la incontinencia, y fortalecer el suelo pélvico, ayudando a tener unas relaciones sexuales más satisfactorias.

Las Kegel Ball tienen una forma ovoide para facilitar tanto su inserción como su extracción.

Las bolas chinas realizan la misma función que los ejercicios de Kegel, que consisten en la contracción del músculo pubocoxígeo. Hay que tener presente que hacer los ejercicios de Kegel correctamente es bastante complicado y algunas personas no logran localizar correctamente los músculos del suelo pélvico y en lugar de contraer muchas veces empujan hacia fuera, lo que puede incluso agravar el problema de incontinencia o prolapso.

El suelo pélvico puede deteriorarse por embarazo, partos, menopausia, deportes de impacto, tos crónica, etc.

Indicaciones

Embarazo, parto y postparto son los principales factores de riesgo que predisponen a una mujer a padecer disfunción del suelo pélvico. Durante el embarazo por el peso del útero que sobrecarga los tejidos y durante el parto por el paso del bebe a través de la vagina, agravado en caso de gran peso del bebé o perímetro craneal notable y agravado si se debe practicar una episiotomía. En el caso de partos por cesárea, también puede darse el debilitamiento del suelo pélvico.

En el postparto, en caso que no se ejerciten de manera correcta los músculos debilitados, la precoz practica de ejercicios abdominales o ejercicios gimnásticos demasiado agresivos pueden acentuar el debilitamiento de los músculos del suelo pélvico.

- Menopausia: el paso del tiempo y los cambios hormonales de la menopausia, pueden producir una pérdida de la flexibilidad del suelo pélvico, y favorecer el debilitamiento de los tejidos.

Prevención y tratamiento de la incontinencia urinaria de esfuerzo durante el embarazo y posparto: mejora los mecanismos de cierre uretral.

Fortalecimiento del suelo pélvico durante el embarazo. Una musculatura fuerte mejora la salud de la embarazada, previene molestias, facilita el parto y puede evitar la episiotomía.

Pérdida de sensibilidad sexual: ayudan a aumentar la capacidad de control de los músculos vaginales durante la penetración ejerciendo más o menos presión sobre el pene.

Aumentan la lubricación natural: la vibración que ejercen las bolas en las paredes vaginales mejora la circulación sanguínea de la zona y estimula la lubricación natural. Un beneficio muy importante en episodios esporádicos de sequedad vaginal, en premenopausia y menopausia.

Mantenimiento del tono muscular en la menopausia: por los cambios hormonales, puede disminuir significativamente el tono de la musculatura pélvica y provocar pérdidas de flexibilidad, atrofia e hipotonía.

- Prevenir y tratar prolapsos uterinos: las vísceras pélvicas descansan sobre el suelo pélvico, al estar fortalecido disminuye el riesgo de sufrir desprendimientos o caídas de los órganos alojados en la pelvis (vejiga, útero e intestino inferior).

- Prevenir y tratar el estreñimiento crónico.

Modo de uso

Antes de introducir las bolas en la vagina, hay que lubricarlas con un lubricante de base acuosa para facilitar la introducción y extracción. Puedes lubricar las bolas y también la entrada de la vagina en función de tus necesidades. Introduce con cuidado las bolas una por una dejando el cordel fuera como un tampón, hasta que te sientas cómoda y queden bien encajadas.

Para obtener beneficios sobre la musculatura vaginal se debes ser regular en su uso. No hace falta llevarlas mucho tiempo, bastará con ser constantes.

Como terapia de choque se recomienda su uso dos veces al día. En conjunto, las dos sesiones deben durar entre 15 minutos y una hora.

Como terapia de mantenimiento se recomienda su uso dos ó tres veces por semana. Cada sesión debe durar entre 15 minutos y una hora.

Es importante empezar los primeros días con 10-15 minutos e ir aumentando progresivamente el tiempo. Si se llevan más tiempo del recomendado, sobre todo al principio, se puede sobrecargar el músculo y tener molestias (agujetas).

Precauciones y advertencias

Si no notas mejoría en tu incontinencia después de realizar la terapia con regularidad durante 3 meses, consulta a tu médico. El tipo de incontinencia más frecuente en la mujer es la de esfuerzo pero existen otros tipos con síntomas distintos mucho menos frecuentes que pueden requerir otro tratamiento.

Su uso no está contraindicado en el embarazo siempre y cuando se tengan una serie de precauciones:

  • Mientras quepan en la vagina (a medida que el embarazo avanza la vagina se acorta)  
  • No sea un embarazo de riesgo
  • Hay que ser escrupuloso con la limpieza para evitar hongos o posibles infecciones

No está aconsejado su uso en la cuarentena, hasta que no haya cicatrizado la episiotomía o desaparecido las molestias de la misma (en caso de duda consulta a tu médico).

En el caso de las mujeres a las que se les ha practicado cesárea, no deben utilizar las esferas vaginales hasta su total cicatrización (en caso de duda consulta a tu médico).

No se aconseja el uso de esferas vaginales (salvo prescripción médica) si tienes una infección vaginal.

Se aconseja el uso de gel lubricante de base acuosa. No se deben utilizar nunca lubricantes con base de silicona, vaselina o aceite porque pueden deteriorar el producto.

Mantenimiento e higiene

Es de extrema importancia mantener las esferas muy limpias para evitar posibles infecciones.

Antes y después de cada uso, lava las esferas con agua y jabón y sécalas con una toalla limpia cuando las guardes en su estuche. Son de uso personal, no se debe permitir a otra persona utilizarlos para evitar infecciones. No es necesaria esterilizarlas, pero si quieres hacerlo, utiliza una solución química de las que se usan para esterilizar biberones (se pueden deteriorar si se sumergen en agua caliente o alcohol).

Si se mantiene una higiene adecuada de las bolas chinas, por sí mismas no provocan la aparición de infecciones u hongos. Si estás diagnosticada de hongos o cualquier enfermedad infecciosa a nivel genital, mientras estés afectada no es recomendable introducir nada en la vagina, ya sean bolas chinas o tampones. Una vez tratado y desaparecido el proceso infeccioso es necesario limpiar exhaustivamente las bolas o bien desecharlas, de esta manera evitamos cualquier posibilidad de recaída.

Materiales como la silicona médica nos aseguran una mejor calidad del producto y mayor facilidad de limpieza.

 

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

Femintimate Kegel Ball

Femintimate Kegel Ball

Kegel Ball son dos esferas vaginales especialmente indicadas para la involución uterina post-parto, los tratamientos para paliar y prevenir la incontinencia, y fortalecer el suelo pélvico, ayudando a tener unas relaciones sexuales más satisfactorias.

El suelo pélvico puede deteriorarse por embarazo, partos, menopausia, deportes de impacto, tos crónica, etc.

Escribe tu opinión