# General, Salud infantil

Administración de fármacos por vía inhalatoria en bebés

administración fármacos via inhalada

administración fármacos via inhalada

Si tienes un bebé de dos o tres años seguro que conocerás de qué estamos hablando. A veces hablamos de aerosoles, otras de aerochamber, aerosolterapia, nebulizador, inhaladores, administración de fármacos por vía inhalatoria, y todo lo que se nos pueda ocurrir.

Sí, ya sé que es un lío, y por este motivo se hacía necesario poner un poco de orden y asentar varios conceptos que son muy sencillos pero que alguien tiene que explicar.

Si acabas de tener a tu bebé y tienes amigos con hijos, seguro que conoces a más de una experta que ya te ha dicho sus trucos. No te preocupes, intentaremos dejarlo lo más claro posible, y si aún así tienes alguna duda puedes consultarme desde el chat de La Farmacia del Bebé, por teléfono o email. Estaré encantada de ayudarte.

¿Empezamos?

¿Por qué administrar fármacos por vía inhalatoria?

Pues fundamentalmente porque podemos disminuir la dosis de los medicamentos que administramos. Las terapias por vía aérea permiten alcanzar una mayor concentración del fármaco. Si quisiéramos obtener los mismos resultados por vía oral, la dosis tendría que ser superior, con lo que corremos el riesgo de tener efectos secundarios.

Por vía aérea, la dosis es menor, el tratamiento comienza a funcionar antes, y tenemos menos efectos secundarios.

No olvidemos que este tipo de tratamientos se suele utilizar en casos de bronquiolitis, bronquitis, laringitis, otitis, hipertrofia adenoide, asma, etc, que son enfermedades que dejan a nuestro pequeño fuera de combate, por lo que cuanto antes podamos revertir la situación y que comience a dar guerra otra vez, mejor ¿o no?

¿Cuáles son los principales inconvenientes que nos podremos encontrar?

Hasta ahora solo hemos hablado de ventajas pero, ¿cuál es la dificultad de administrar fármacos de esta forma? Pues muy sencillo: la colaboración del bebé o del niño.

Para nosotros se hace muy sencillo coger un inhalador (todos nos acordamos del Ventolín) y aspirar por la boca a la vez que pulsamos para que salga el medicamento. Pero explícale eso a una criatura que solo ver el aparato ya piensa “algo me van a hacer” y se pone a llorar con todas sus fuerzas. O ponle una mascarilla tipo Dark Vader y que aguante quieto respirando durante 10 o 15 minutos. Fácil ¿verdad?

Es muy difícil obtener la colaboración del niño, sobre todo en los más pequeños, y es muy importante que aprendamos a utilizar estos sistemas correctamente porque aún usándolos bien, solo un tercio del medicamento llega a los pulmones, así que imagina que ocurre si no lo hacemos bien…. Pasamos un mal rato y no sirve para nada.

¿Qué tipos de sistemas se utilizan?

En función del tratamiento, de los medicamentos que se van a emplear y de la edad del niño, el pediatra te prescribirá un sistema u otro.

En bebés lactantes y niños pequeños normalmente se usan:

Limpieza bucal tras el uso de inhaladores

Tras la administración de fármacos por vía inhalatoria, ya sea con aerosoles, nebulizadores o inhaladores de polvo seco, pueden quedar en la boca residuos del medicamento, en forma de polvo residual. Esto aumenta el riesgo de desarrollar caries, por lo que es muy importante limpiar siempre la boca tras su uso.

En niños lactantes basta con ofrecerles un poco de agua o leche materna. Si en ese momento el bebé lo rechaza pasaremos una gasa humedecida por el interior de la boca.

En niños a partir de dos años, además de ofrecerles agua para que se enjuaguen la boca, los padres debemos asegurarnos que se cepillen los dientes. Se cepillarán sin pasta o con una pasta sin flúor.

Los niños de 5-6 años pueden empezar a usar pasta con flúor cuando sepan enjuagarse de manera correcta sin tragársela.

Los niños con problemas respiratorios crónicos como el asma, debido a la utilización prolongada de inhaladores, tienen una menor producción de saliva (un 26% menos) y la disminución del pH de la saliva por lo que se produce un mayor ataque ácido sobre los dientes.

En estos casos se hace necesaria una dieta no cariogénica  y una buena técnica de cepillado con la finalidad de evitarles en lo posible el daño en su sistema dental.