# Blogs del bebé, General, Maternidad, Piel Sana, Salud Infantil

Como bañar a un bebé: consejos prácticos

Algunas de las consultas más recurrentes de los papas primerizos son referentes al baño del bebé recién nacido. Es lógico, y a todos nos ha pasado, sobre todo en los primeros días, cuando se el bebé se ve tan pequeñito y frágil.

Pero la inseguridad lógica de los primerizos a la hora de bañar al bebé desaparecerá enseguida, o al menos disminuirá, si nos organizamos con tranquilidad, y disponemos de los productos adecuados.

Debemos tener todos los artículos para el baño del bebé preparados a nuestro alcance: esponja, toalla, jabón, cremas, ropa, cepillo. Es importante que los tengamos a mano, porque una vez tengamos al bebé en la bañera nos resultará más complicado ir a buscarlos ;-).

Temperatura del baño del bebé

Cuando hablamos de la temperatura del baño del bebé tendremos que tener en cuenta que la temperatura del agua ha de estar entre 34-37 grados centígrados y la temperatura ambiente entre 22 a 25 grados centígrados, y evitar las corrientes de aire. Existen termómetros para comprobar la temperatura del agua del baño.

Podemos bañar al bebé con agua sola o con syndets específicos (sin jabón). Debemos evitar los jabones, especialmente aquellos con lauril sulfato sódico. Para estos primeros días son estupendas las cremas de baño. Cuando sean un poco más mayorcitos y se puedan sentar utilizaremos las jabones.

El jabón no es necesario todos los días, en cambio, el agua sí, ya que es beneficiosa porque elimina las irritaciones y los posibles alérgenos.

Si el bebé tiene la piel irritada o tiene eccemas es bueno bañarle cada día, siempre que posteriormente le pongas suficiente crema hidratante.

La mejor postura para bañar al bebé, si lo realiza una sola persona, es mantener con un brazo su espalda, de manera que el bebé apoye su cabeza en el antebrazo, sosteniéndole por la axila y hombro, así nos queda libre la otra mano y el bebé está semi-incorporado.

A continuación, debe aplicarse una capa fina de crema hidratante por todo el cuerpo, con el fin de mantener el manto lipídico y la barrera cutánea, evitando que la crema quede muy acumulada en los pliegues.

Y por último, intentaremos aprovechar la hora del baño para revisar al bebé y descartar posibles erupciones, inflamaciones u otros problemas que de otro modo quedan más ocultos.

Y como no! El baño puede ser uno de los momentos más relajantes y divertidos, así que, disfrútalo!