# General, Salud infantil

Inhaladores de polvo seco para bebés y niños pequeños

Los inhaladores de polvo seco se utilizan para ciertos tipos de tratamiento por vía aérea, fundamentalmente porque permiten una dosis menor del medicamento, el tratamiento comienza a funcionar antes, y tenemos menos efectos secundarios.

Los inhaladores de polvo seco contienen el medicamento en forma de polvo. Al inspirar el niño se libera el fármaco. Su uso requiere de un poco de esfuerzo, ya que deben aspirar rápida y profundamente. Por eso solo se utilizan en niños de más de 6-7 años.

No tienen propelentes (un gas utilizado para impulsar las sustancias contenidas en los aerosoles) como en el caso de los inhaladores presurizados. No precisan de una coordinación pulsación-inspiración para su funcionamiento ya que realmente se activan por la inhalación del niño.

La inhalación debe ser rápida y profunda. Si no, el medicamento no llegará a los pulmones y se quedará en la boca.

Son dispositivos pequeños, ligeros y fáciles de transportar. Suelen llevar un contador de dosis, lo que permite a los padres saber el número de dosis que aún quedan.

Con estos dispositivos los niños no notan cuando inhalan, por eso se hace importante enjuagarse la boca (sin tragar el agua) y cepillarse los dientes después de cada administración (sobre todo con corticoides) para reducir los efectos secundarios relacionados con el depósito de fármaco en la boca (candidiasis y caries).

Limpieza de los dispositivos de polvo seco

La boquilla del inhalador se limpia simplemente con un papel seco, servilleta, o con un paño que no suelte pelusas. No limpiar con agua.

Los inhaladores no deben guardarse en ambientes húmedos como el cuarto de baño, ya que si se humedecen se apelmaza el polvo y luego no funcionarán bien.

Existen diversos sistemas de inhaladores de polvo seco pero los más usados en niños son el Turbuhaler, Accuhaler y Novolizer.

Turbuhaler

La secuencia de pasos para un uso correcto:

– Desenroscar y sacar la tapa.

– Girar la rosca inferior, en primer lugar hacia la derecha hasta notar el tope, y luego hacia la izquierda hasta oír el clic.

– El niño primero debe expulsar todo el aire por la boca (como si fuera a apagar soplando las velas de una tarta de cumpleaños, los niños suelen entenderlo muy bien.)

– Colocar los labios en la boquilla y cerrarlos.

– Tiene que inspirar suave pero profundamente, tanto como pueda (decirles que es parecido a chupar de una pajita como si estuviesen bebiendo un zumo o su refresco preferido).

– Apartar el inhalador de la boca y retener el aire unos 10 segundos.

– Sacar el aire.

– Lavar o enjuagar la boca con agua.

– La parte externa de la boquilla se limpia con un paño seco (no utilizar agua).

– El inhalador tiene un indicador de dosis, una marca roja indica las 20 últimas dosis del inhalador.

Medicacíon por vía inhalada - turbohaler

Accuhaler

La secuencia de pasos para su uso:

– Abrir el dispositivo deslizando la carcasa con un dedo

– Para cargar la dosis del medicamento hay que deslizar la palanca hasta oír un “clic”. (no volver a mover la palanca)

– El niño debe expulsar previamente todo el aire de los pulmones (como comentábamos antes, soplar las velas de la tarta de cumpleaños)

– Colocar los labios en la boquilla y cerrarlos.

– Inspirar suave pero profundamente, todo lo que pueda. (chupar de la pajita para beber el zumo)

– Retener el aire todo lo que pueda el niño, unos 10 segundos.

– Sacar el aire.

– Lavar o enjuagar la boca con agua.

– La parte externa de la boquilla se limpia con un paño seco (no utilizar agua).

– Cerrar el dispositivo hasta oír un “clic”.

– Si hace falta más dosis cerrar el inhalador para volverlo a cargar.

Medicacíon por vía inhalada - Accuhaler

Novolizer

La secuencia de pasos un uso correcto:

– Quitar la tapa (la ventana que aparece debajo del contador de dosis estará de color rojo).

– Apretar el pulsador. La ventana que aparece debajo del contador de dosis estará en color verde indicando que la dosis está dispuesta para ser inhalada.

– Sacar todo el aire de los pulmones, sin soplar dentro de la boquilla (soplar las velas de la tarta).

– Ajustar los labios a la boquilla y coger aire profundamente hasta que se oiga un “clic” (chupar de la pajita el zumo)

– Retener el aire todo lo que pueda el niño, unos 10 segundos.

– Expulsar el aire.

– Enjuagar la boca con agua haciendo gárgaras y lavar los dientes.

– Lavar la parte externa de la boquilla con una servilleta o trapo seco, no utilizar agua.

– El inhalador tiene un contador que indica las dosis restantes.

Medicacíon por vía inhalada - Novolizer