# Blog de Martina, General, Lactancia y alimentación, Maternidad

El primer mes de Martina

Día previsto de nacimiento de MartinaPues aunque parezca mentira Martina ya ha cumplido su primer mes!

Todo ha ido muy bien y como no podía ser de otra forma, estamos encantados y disfrutándola cada momento.

Desde que nació se agarró al pecho perfectamente, eso sí, tiene sus preferencias porque uno de ellos le gusta más que el otro… Desde entonces ha estado comiendo a demanda real, es decir, come cuando quiere y cuanto quiere, independientemente del tiempo entre toma y toma y de la duración de la toma. Y la verdad es que poco a poco se va auto-regulando bastante bien.

En el hospital, el pediatra nos dio unas pautas muy estrictas sobre el tiempo máximo de cada toma y el tiempo entre toma y toma. Algo similar a “entre toma y toma no menos de 2 horas ni más de 4 horas, y 10 minutos por pecho como máximo”. Nos llamó la atención porque fueron las mismas pautas que nos dieron con nuestro primer hijo, con el que no conseguimos que mamara más que unos días. En aquel caso nuestra inexperiencia y otros factores externos también influyeron, pero sí que es cierto que la lactancia es un proceso sensible donde hay que aportar todo el cariño y naturalidad, y que cuando se intenta delimitar con fórmulas simplistas es fácil que consigamos que fracase.

Tras consultar con el pediatra de nuestro equipo nos confirmó que evidentemente no todos los profesionales están igual de actualizados ;-), y que aunque el mensaje que nos dio el pediatra del hospital no dejaba de ser correcto, había que añadir una matización, y es que al principio la lactancia debe ser a demanda, “y que será el propio bebé quien al cabo de un tiempo terminará auto-regulándose”. Las sensaciones de hambre y saciedad están controladas por unas hormonas que los bebés deben regular, ya que en la tripita de sus mamás nunca tenían hambre. Pero claro, no todo el mundo tiene la suerte de contar con la segunda opinión de un pediatra actualizado en lactancia. En este sentido, es muy instructivo y fácil de leer el libro “Los 5 Pasos para Tener Éxito en tu Lactancia Materna” de Pilar Martínez.

El baño diario de momento le encanta, aunque sí que es cierto que se siente mucho más segura y feliz cuando está boca-abajo. Es su momento especial, donde tiene los ojos muy abiertos y no pierde detalle de lo que ocurre a su alrededor. Como no podía ser de otra manera hemos utilizado nuestros propios productos ;-): gel pediátrico de baño Babé, leche hidratante corporal pediatric Babé, una esponja natural muy suave, y el termómetro de baño para asegurarnos de una temperatura agradable para la pequeña.

El ombliguito se lo curábamos después de cada baño y a veces en el cambio de pañal, usando unas gasitas estériles, alcohol de 70º y clorhexidina. En la tercera semana ya lo tenía perfectamente curado y se le cayó el resto del cordón.

En lo que respecta a la vida familiar, nos hemos acoplado de maravilla. Nos hemos adaptado de forma que podamos dedicar tiempo a los dos niños sin olvidar nuestras obligaciones ;-). Su hermanito está muy contento, ha adoptado el papel de hermano mayor y de momento no ha manifestado ningún tipo de celos. En cualquier caso, seguro que cuando su hermanita vaya creciendo e interactuando más, algún que otro celo tendrá…

Y ese es el resumen de su primer mes, cambiando día a día, sorprendiéndose con todo lo que ve a su alrededor,  integrándose en una familia que la adora, y enamorando a un papá a quien se le cae la baba cada vez que le dedica una sonrisita 😉