# Blog de Martina, General, Lactancia y alimentación, Maternidad

El segundo mes de Martina

Día previsto de nacimiento de Martina¡Ya han pasado dos meses desde que la chiquitina se incorporó a la familia!

Y está perfectamente acoplada 😉

 

La verdad es que es una niña muy muy buena, sigue comiendo sin ningún tipo de problemas y durmiendo muy bien, salvo algunos días puntuales en los que se desvela y no nos queda más remedio que cogerla en brazitos y acunarla hasta que se tranquiliza. Al principio pensábamos que eran cólicos, pero los hemos descartado y creemos que es simplemente eso, que tiene tanto sueño que se enfada, se pone nerviosa y no consigue comer ni dormirse hasta que se tranquiliza. Además no presenta los síntomas descritos por Wessel para describir los cólicos.

En cuanto a la lactancia cabe destacar que cada vez está más regulada, por lo que casi cumplimos el protocolo que nos indicó el pediatra del hospital cuando nació… 😉 Estamos convencidos de que la forma en que hemos relajado las pautas o normas que nos indicaron han sido claves para que la niña siga mamando adecuadamente. Y para ello, logicamente hemos tenido que permitir una demanda real, es decir, cuando y cuanto ella quiere. Los bebés, tanto si toman el pecho como si toman biberón deben alimentarse a demanda, pero en el caso de la lactancia es aún más importante respetar este concepto, en tanto en cuanto la producción de leche depende de la succión del bebé.

Lo más destacable de este segundo mes ha sido la evolución del bebé y como comienza a convertirse en una niña. La cara le ha cambiado totalmente, ha crecido muchísimo y sobre todo destaca como ha comenzado a interactuar con todo el mundo. Le gusta mucho que le hablen y que le hagan ruiditos, que ella intenta imitar, y le encanta reirse (y a nosotros que lo haga). No se nos olvida la cara de sorpresa que puso el día que “aprendió a tocar“. Estaba mirando uno de los cuadros que le gustan tanto, y guiamos su manita hasta que lo tocó y se dió cuenta de que podía “sentir” también con su manita. La cara de sorpresa y admiración que puso fue increible. Es increible como los niños se sorprenden y aprenden constantemente con total libertad y sin ningún tipo de prejuicios.

Como decía Catherine l’Ecuyer en un artículo, “Educar en el asombro es educar al niño en el agradecimiento por la vida, por la belleza y el misterio que le rodea”