# General, Piel sana, Piojos, Salud infantil

Piojos: aplicación del tratamiento

piojos

piojosComo comentábamos en el artículo ¿Tendrá piojos?, el principal indicador de la presencia de piojos son los picores.

Os indicamos los pasos a seguir cuando tengamos alguna sospecha:

1.- Lendrera

La prevención es siempre nuestra mejor arma. ¿Cuáles son las mejores lendreras? Con púas microacanaladas y puntas redondeadas (Peine antipiojos – antiliendres ASSYLendrera antipiojos Nitview Ledcomb) porque además de atrapar a los piojos arrastran liendres.

La eliminación manual de las liendres y de los piojos es el punto más importante. Si detectamos los piojos a tiempo, antes de que se reproduzcan como locos, tenemos muchísimo ganado.

La lendrera se pasa cada tres días hasta que no salgan piojos ni liendres. Se pasa mejor con el pelo húmedo y existen bálsamos acondicionadores que facilitan el paso del peine, enlentecen los movimientos del piojo y pueden ayudar a desprender las liendres del pelo. No son repelentes ni tienen actividad insecticida pero ayudan a desprender las liendres.

  • La aplicación tópica de vinagre diluido o ácido acético al 3-5%, que se obtiene con 2 partes de agua por una de vinagre. No debemos emplear el vinagre el mismo día en que utilicemos un pediculicida y debemos hacerlo con el pelo seco.
  • Existen preparados comerciales como por ejemplo el Acondicionador Desprende Liendres de OTC, con idéntica función que además de llevar el acido acético o quassia amara contienen pantenol y vitamina E, que pueden ayudar a nutrir e hidratar el pelo cuando los cabellos están muy castigados por el tratamiento pediculicida.

2.- Pediculicida

Es importante leer las instrucciones del producto. El mal uso de estos es la principal causa de que no funcionen y de que haya que repetir el tratamiento. Comprobar el tiempo de aplicación es fundamental y aplicarlo con el pelo seco.

3.- Gorro de plástico

Si usamos soluciones que gotean o el tiempo de contacto va a ser elevado, se recomienda recoger el pelo con un gorro (no con una toalla porque empaparía el insecticida).

4.- Aclarar el pelo según las instrucciones

Puede ser con agua o usando el champú que venga en el kit.

5.- Lendrera

Después de aclarar, antes de que el pelo se seque, es el momento ideal para pasar la lendrera. Se peina desde la raíz, separando por mechones de forma sistematizada para no olvidar ninguna zona. La lendrera se va limpiando con paño observando el tamaño y movilidad de los piojos recuperados, la señal de eficacia es que ninguno se mueva. Si los recuperados se mueven con vitalidad, el insecticida, tal y como fue aplicado, no es eficaz. En una recogida normal se extraen de 5 a 15 piojos de diversos tamaños. En un contagio reciente se extraerán menos y ninguno será pequeño. Cuantas más liendres quitemos mejor.

6.- No usar secador

El pelo se deja secar al aire o con toalla. No con secador porque el calor podría alterar algún insecticida.

7.- Repetir el proceso a los 9 días

Si queda algún huevo viable, el último en eclosionar lo hará a los 8 ó 9 días de la aplicación del insecticida. Por lo tanto, se recomienda repetir el tratamiento a los 9 días. Antes del 7º día podría ser demasiado pronto y se necesitaría entonces un tercer ciclo a los 9 días del segundo. Con malatión, acido benzoico y el extracto de semilla del árbol de neem no es necesaria una segunda aplicación.

8.- Repelente

Protege eficazmente cuando hay un riesgo elevado de contagio o para evitar una posterior re-infestación, después de haber realizado un tratamiento pediculicida.

9.- Fracaso del insecticida

Si hemos aplicado bien el tratamiento y el problema persiste pueden ser por dos motivos:

Re-infestación: si el pelo ha estado sin piojos ni liendres y a los 10-12 días han vuelto. Habría que realizar de nuevo el tratamiento y utilizar el spray repelente hasta que no exista riesgo de contagio.

Resistencia al tratamiento: si sospechamos que la aplicación no fue correcta se repite el mismo tratamiento en cuanto se detecten piojos vivos (sin esperar al 9º día). A los 9 días de esta segunda aplicación se aplica por tercera y última vez.

Si el tratamiento que fracasó fue permetrina en lugares con elevadas resistencias, el tiempo de contacto debe prolongarse varias horas (máximo 12) y repetirse la aplicación a los 9 días. O usar otro tratamiento, insecticida o no, en primer lugar.

Si el tratamiento que fracasó fue malatión podría repetirse pero dejando pasar al menos una semana. Si la aplicación fue correcta pero aún así fracasó, se cambia a  un método físico o extracto de plantas.

Los tratamientos orales solamente se reservan para niños en los que ha fracasado los insecticidas y los métodos físicos.