# General, Piel sana, Salud infantil

¿Puedo irme con mi bebé de vacaciones?

Somos muchos los padres primerizos que nos hemos hecho esta pregunta, y la respuesta es ¡Por supuesto que sí!, y con toda normalidad. Otra cosa es que haya que hacer magia para encajar todos los trastos en el coche 😉

vacaciones con tu bebé

En vacaciones se disfruta del bebé “de otra manera”, sin prisas ni horarios. De hecho, y hablamos en base a nuestra experiencia personal, es muy reconfortante adaptarnos a su horario, disfrutar de levantarnos temprano, pasear cuando no hay nadie en la playa, echarnos alguna que otra siesta a deshora, y cenar con el “horario europeo”…

Pero, ¿cuáles son las claves para disfrutar al máximo con nuestro bebé?

Normalidad en la ALIMENTACIÓN

Si tu bebé sigue tomando el pecho, no dejes de dárselo. Normalmente todos estamos acostumbrados a ver a las mamás dar el pecho en la playa, terrazas, etc. por lo que no debe suponerte ningún trastorno. Ponte ropa apropiada para facilitar las tomas. En cualquier caso, si vas a ir a algún sitio donde puedas sentirte incómoda, siempre tienes la posibilidad de extraerte la leche en casa y darle un biberón, aunque es preferible no abusar de esta opción para no correr el riesgo de “perder la lactancia”.
Respecto a la hidratación, si ya ha empezado a tomar papillas, puede ser necesario un aporte extra de agua (siempre embotellada). En este caso te recomendamos que siempre lleves un biberón lleno de agua y que intentes mantenerlo a buena temperatura.

Precaución con el CALOR

Con los bebés, como con todo, los excesos nunca son recomendables, por lo hay que evitar a toda costa exponerlo a pleno sol.

Le encantarán los paseos en su carrito, pero intenta que sea en las horas más frescas del día (primera hora de la mañana, o a partir de las 18h)  y siempre protegiéndolo del sol proporcionándole sombra (sombrillita, gorra, gafas, etc.) y protección solar (factor total).

Proteger bien su piel

Si tu bebé es menor de 6 meses no debe ser expuesto al sol directamente, por lo que siempre tendrás que tenerlo a la sombra. Aún así, es importante que le apliques una crema o spray solar con la máxima protección.
Por otro lado, y tras un día de playa, montaña o piscina, suele ser bastante beneficiosa la crema de caléndula (como Calenduflor Baby Gel), ya que calma y refresca la piel de un modo natural.

Mantener la rutina del bebé

Es una de las claves para asegurar el éxito de nuestras vacaciones. Mantener su rutina de comidas, baño diario y periodos de descanso es muy importante de cara a que el niño esté lo más cómodo posible.
¡y que no lo piquen los INSECTOS!
En este sentido, es muy importante que no nos olvidemos de protegerlo contra los mosquitos por las noches. En los niños menores de dos años es recomendable aplicar un repelente tipo Halley Infantil en la cunita o en la ropita y no directamente sobre el bebé.
Y si ya le ha picado algún insecto, medusa o ha tocado alguna planta urticante (tipo ortigas) te recomendamos Insect DHU.

Finalmente es totalmente recomendable que en nuestro botiquín casero, tengamos a mano el Arnidol, un producto mágico que no falta en ninguna guardería. De este modo, podremos calmar su “terrible” dolencia en caso de un simple golpe producto de la diversión. En la mayoría de los casos, la aplicación de este producto ejercerá el efecto alivio deseado y todo volverá a la normalidad 😉

Desde La Farmacia del Bebé queremos hacerte la vida más fácil, aportando soluciones que te permitan preocuparte de lo importante: disfrutar junto con tu bebé de unos días de tranquilidad. Por eso hemos preparado un pack especial con los productos que no puedes olvidar en tus vacaciones: el kit básico de vacaciones con tu bebé.

Estamos seguros de que terminarás diciendo “¡Menos mal que La Farmacia del Bebé pensó en todo!

… y si tienes algún sobrino o nieto, regálaselo a sus papás. ¡Ya verás como te lo agradecen!

Encarga ahora tu solución verano 2012