Alimentación durante el primer año de vida

lafarmaciadelbebe-alimentacion-primer año

Una buena alimentación es fundamental para un correcto crecimiento y desarrollo de los niños. Los padres deben crear y enseñar a sus hijos unos hábitos alimentarios saludables desde la infancia para prevenir cualquier tipo de carencia o de enfermedad en la edad adulta. En otras palabras, una mala alimentación puede causar trastornos de desnutrición, retraso del crecimiento, anemia, obesidad, caries… En cambio, una buena alimentación le proporcionará todos los nutrientes, vitaminas y minerales necesarios para un correcto crecimiento. Además, esto tendrá efectos positivos tanto en el aprendizaje como para las actividades físicas.

Uno de los alimentos más importantes para los bebés, desde su nacimiento, es la leche, mejor si es leche materna. La lactancia es el método más recomendado para alimentar al lactante entre los 4 y los 6 primeros meses de vida. Esto se debe porque la leche materna cubre por si sola las necesidades energéticas de los bebés hasta los 6 meses. A partir de ese momento, se podrá dejar de dar el pecho al bebé o complementar la leche materna con otros alimentos.

Para una correcta alimentación durante el primer año de vida de tu peque, desde La Farmacia del bebé te vamos a dar las claves de cómo debe ser esa alimentación. ¡Toma nota!

Lactancia materna y leche artificial

Durante los primeros seis meses se recomienda la lactancia materna. Pasado ese tiempo, habrá que añadir poco a poco el resto de alimentos. Eso sí, si lo deseas, podrás continuar manteniendo la lactancia materna.

Si no es posible dar el pecho al bebé o la madre prefiere no hacerlo, entonces habrá que optar por las leches artificiales o de fórmula. Se asemejan a la leche materna y se les puede añadir mayor contenido en proteínas o probióticos, entre otros. Como la leche materna va cambiando a lo largo del periodo de la lactancia, se deberá ir adaptando la leche de fórmula. En este sentido, os resumimos:

lafarmaciadelbebe-leche-crecimiento-

Leches de inicio. Desde el nacimiento hasta los 6 meses.

Fórmula de continuación. Desde los 6 hasta los 12 meses.

Fórmula de crecimiento. A partir de los 12 meses y hasta los 3 años.

Fórmulas especiales. En caso de bebés con necesidades nutricionales especiales, habrá que optar por otro tipo de leche de fórmula. Es el caso de los bebés que tengan molestias digestivas o intolerancias.

Introducción de alimentos sólidos

La Asociación Española de Pediatría (AEPED) recomienda comenzar a introducir alimentos sólidos a partir de los 6 meses de vida. Se deben introducir poco a poco y de forma individual para que, en caso de alergia, se pueda detectar cuál ha sido el alimento.

Uno de los primeros alimentos son las papillas de cereales sin gluten y cereales con gluten. También se pueden darles tarritos como papillas de frutas y de carne con verduras (purés). Eso sí, debe ser de forma gradual. Por ejemplo, en el caso de papillas de fruta, lo mejor es hacérselas de una sola fruta por si acaso fueran alérgicos, saber a qué fruta tienen alergia.

Para los purés, comienza con el pollo y un poco más adelante podrás comenzar a hacerlas con cordero, ternera… A los 15 días, podrás empezar a darles pescado blanco como merluza, lenguado…

Con respecto a los yogures y quesos, espera hasta los 7 u 8 meses. Y en el caso del huevo, podrás comenzar a introducirlo en su alimentación a partir de los 8 u 9 meses. Precisamente, a partir de los 9-10 meses, se deberá hacer las papillas menos trituradas. Es decir, deberán tener más grumos. Es importante para que el pequeño se vaya haciendo a las nuevas texturas. Por ejemplo, podrás desmigar la carne o el pescado (cuidado con las espinas) para que el peque lo coja y se lo meta en la boca.

Las legumbres se recomiendan a partir de los 10-12 meses. Pásalas por el colador chino al principio. Y, finalmente, el pescado azul, recomendado a partir del año.

En nuestra farmacia online encontrarás los mejores productos de alimentación para tu bebé. Si necesitas ayuda, consúltanos. Te asesoraremos para que tu peque tenga una alimentación saludable y adaptada a su edad.