¡Bienvenida Martina!

Día previsto de nacimiento de MartinaHace tiempo que no pienso en hadas, unicornios o duendes; sin embargo, al ver tu rostro dormido, tengo la certeza de que la magia existe.

Desde que has llegado he descubierto que el hueco de mis brazos está diseñado solo para acunarte, para envolver a tu pequeño cuerpo en una protectora burbuja que, en lugar de agua y jabón, está compuesta  a partes iguales de amor y admiración por la vida. El roce de tu piel cálida y nueva despierta en mí sensaciones que nunca pensé que pudieran existir; tu rostro dormido me llena de paz y un extraño imán me impide apartar la vista de la respiración de tu pecho, de tu carita serena.

Si el inicio de tu llanto dispara la alerta, no es nada si lo comparo con mi felicidad al descubrir en tu boca el esbozo de una sonrisa. Si mi corazón parece querer escapar cuando te mueves inquieta dentro de tu sueño y, simplemente con acariciar tu mejilla te devuelvo la calma, tiene mi permiso para latir todo lo rápido que sea necesario.

Tu aroma, la suavidad de tu piel, tu fragilidad, tus gestos sutiles, el murmullo de tu aliento en mi oído, cuando tu cabecita reposa sobre mi hombro… No sé cómo he podido estar tanto tiempo sin ti.

Bienvenida al mundo, Martina. Bienvenida a mi vida.

Por cortesía de nuestra querida amiga Gloria E. M.

¡Muchas gracias!