Consejos para cuidar de los ojos del bebé

lafarmaciadelbebe-cuidado-ocular

El sentido de la vista es uno de los más importantes para el ser humano. La visión nos permite relacionarnos con el exterior, con el mundo que nos rodea. Este sentido contribuye a nuestro desarrollo físico, psíquico y emocional, así como en el aprendizaje. Dada su importancia, es esencial seguir unas pautas de higiene y cuidado de los ojos para mantenerlos sanos. Es más, son una de las partes más sensibles y delicadas de los bebés, por lo que es fundamental que los padres sigan unas medidas de higiene y cuidados básicos para evitar problemas en los ojos de los más pequeños.

El cuidado de los ojos es especialmente importante durante la infancia, momento en el que se desarrolla el sentido de la vista (desde el nacimiento hasta los siete años aproximadamente). Durante los tres primeros años, la visión evoluciona hasta la mitad, un 50%. Sin embargo, no será hasta que tengan seis o siete años cuando su sentido visual se asemeje a la de los adultos.

Decimos que el cuidado de los ojos es fundamental cuando son pequeños debido a que tienen muchas legañas. Además, es muy común que se despierten con los ojos pegados. Por tanto, es esencial retirar las legañas con mucho cuidado y utilizando una serie de productos que nos ayudarán a eliminarlas de una forma más sencilla, cómoda y nada dolorosa para los pequeños.

Desde La Farmacia del bebé te explicamos las medidas de higiene y cómo cuidar los ojos de los bebés.

Productos para limpiar los ojos

Comenzamos explicándote qué productos deberás tener sí o sí en casa para limpiar los ojos de tu bebé. Uno de los imprescindibles es el suero fisiológico. Elije las ampollas monodosis ya que son más cómodas y seguras.

También necesitarás gasas estériles. Nada de algodón ni paños. Debes usar una gasa por cada ojo para evitar contagiar al otro ojo en caso de infección.

Pautas para limpiar los ojos del bebé

Antes de nada, lávate las manos. Después, coloca al bebé en el cambiador ya que te será más fácil limpiarle los ojos. Recuerda tener el suero fisiológico y las gasas preparadas y a mano. Nada de dejar al bebé en el cambiador solo e ir a buscar estos productos, aunque sea al mueble que tengas al lado.

Aclarado esto, deberás aplicar unas gotas de suero directamente sobre el ojo. Esto ayudará a ablandar la legaña para que sea más fácil quitarla. Después, con la ayuda de la gasa, deberás realizar la limpieza desde el interior hacia el exterior. Puedes inclinar un poco la cabeza del bebé para que la gota del suero recorra todo el ojo. A la hora de pasar la gasa, hazlo con suavidad.

Otro aspecto importante es si el bebé se levanta con los párpados pegados por la abundante secreción, no trates de separarlos en seco. Empapa unas gasas estériles (una por ojo) con suero fisiológico y pásalas sobre el ojo siempre de dentro hacia fuera. Poco a poco el bebé irá abriendo los ojos el solo.

estila toallas ocularesSi te vas de viaje, puedes optar por toallitas monodosis específicas para la higiene ocular. Son muy útiles cuando salimos de viaje con el bebé. Una de las opciones es Optiben toallitas estériles, apta para la limpieza del ojo y párpado en adultos, niños y bebés. Con propiedades hidratantes, calmantes y refrescantes. Otras toallitas estériles para la limpieza ocular en lactantes, niños y adultos son Estila con propiedades hidratantes, antisépticas, cicatrizantes, descongestionantes y calmantes.

Por último, en caso de que el pequeño tenga los ojos rojos o hinchados, acude al pediatra. Asimismo, deberás ir en caso de exceso de secreción en los ojos, una secreción de color amarillo-verdoso ya que es posible que tenga infección.