En verano cuidado con la sudamina en bebés

lafarmaciadelbebé-sudamina

Si has observado que a tu bebé le ha aparecido erupciones en la frente y en otras zonas de la piel, en principio no tienes por qué asustarse. Se trata de la sudamina, una erupción de la piel que se da con frecuencia en verano tanto en bebés como en menores de dos años. Ocurre por la obstrucción de las glándulas sudoríparas, lo que dará lugar a la aparición de pequeños granitos o ampollas de color rojizo y contenido claro. Suele aparecen en aquellas zonas donde más sudan los pequeños como, por ejemplo, frente, los pliegues de la piel, cuello y sienes, aunque la sudamina pueda aparecer en cualquier parte del cuerpo.

La sudamina no es grave. Puede desaparecer sola. En otras palabras, al igual que aparece, puede desaparecer sola, sin aplicar ningún tratamiento. Suele desaparecer a los pocos días y no deja ninguna marca. Esta erupción aparece como respuesta de la piel frente al calor. Por tanto, la principal causa es la obstrucción de las glándulas sudoríparas. Al taponar esas glándulas, se impide la salida del sudor. Como consecuencia, aparecen esos granitos rojos.

En verano se pueden producir varios brotes de sudamina. Ante esta situación, muchos padres se preguntan qué pueden hacer, cómo pueden tratar la sudamina. Desde La Farmacia del bebé te damos unos trucos para mantener la piel de tu bebé sana durante la época estival.

Cuidado de la piel de los bebés frente al calor

 

En principio, la sudamina no requiere de tratamiento. En la mayoría de casos, desaparece a los pocos días. En caso de que el bebé se sienta molesto, acude al pediatra.

Nuestro consejo es que mantengas la piel del pequeño limpia y seca. Es importante evitar las cremas muy untuosas o los polvos de talco ya que taponarán más los poros. Lo mejor es prevenir esta situación. ¿Cómo? Tratando que el calor y la humedad afecte lo menos posible a la piel del bebé. Por ello, os recomendamos:

No abrigar mucho a los bebés. En verano podrás tenerle con el pañal y un body en casa. estará cómodo y a gusto. Recuerda que los recién nacidos solo necesitan una capa más de ropa que la que llevamos los adultos. Usa prendas transpirables y de algodón. Son las mejores.

Cambio de pañal. Realizarlo con más frecuencia. Comprueba cada dos horas el pañal para en caso de estar manchado o húmedo, quitárselo cuanto antes. Así mantendrás la zona del pañal limpia y seca evitando las irritaciones.

Agua templada. Cuando bañes a tu bebé, usa agua templada y un gel con un pH neutro. Si tiene la piel muy irritada, podrás bañarle solo con agua. Y al secarle, hazlo con pequeños toquecitos. No arrastres. En nuestra sección baño y aseo encontrarás todos los productos necesarios para una correcta higiene de los bebés.

Hidratantes con texturas ligeras. Opta por texturas más ligeras frente a otras más pastosas y los polvos de talco. Obstruyen más los poros.