Golpes de calor en niños

golpes calor niños

Las altas temperaturas no dan tregua. Hace mucho calor, lo que significa que hay que extremar las precauciones, en especial entre los bebés y los menores de cinco años. Ante todo, debemos tener cuidado con los golpes de calor. Recuerda que aparecen cuando el cuerpo no es capaz de regular su propia temperatura y, por tanto, se bloquea. Esto puede provocar un resultado fatal ya que se pondrá en riesgo la salud de quien lo sufra.

Los menores de cinco años son más sensibles a los cambios de temperatura. Esto significa que son los más vulnerables y que tienen mayor riesgo de sufrir un golpe de calor si no cuenta con la protección y la hidratación correcta. Mareos, vómitos, dolor de cabeza, taquicardias o una temperatura corporal superior a 40 grados son algunos de los primeros síntomas que nos alertarán de que los pequeños están sufriendo un golpe de calor. También podrán presentar fatiga, debilidad, calambres musculares o tener una respiración rápida, entre otros signos.

¿Cómo actuar frente a un golpe de calor? ¿Cómo prevenirlo? Toma nota de las indicaciones que te damos desde La Farmacia del bebé.

Actuación frente a un golpe de calor

En cuanto notes algunos de estos síntomas, habrá que llevar rápidamente al peque al hospital. Con respecto a las pautas de actuación, según indica la Asociación Española de Pediatría, habrá que:

  • Aflojar la ropa y quitar las prendas no necesarias.
  • Poner boca arriba al niño en una zona que dé sombra, que esté bien ventilada y haga fresco.
  • Colocar compresas de agua fría -no hielo- en la cabeza, cuello, nuca y pecho. Ir sustituyéndolas a medida que se calientan.
  • Si está consciente y no vomita, ofrecer pequeños sorbos de agua.
  • Recuerda llamar al 112 o llevarle rápidamente al hospital.

Prevención del golpe del calor

La prevención es la clave para que nuestros pequeños disfrutan del verano con total seguridad y sin poner en riesgo su salud. Para ello, reduce el riesgo con estos consejos:

Hidratación. Ofrecer agua a los niños frecuentemente. Que den pequeños sorbos a lo largo del día. Tenemos biberones y botellas perfectas para llevar agua, zumos o batidos allá donde vayas como las botellas reutilizables de Monbento. Si hace mucho calor, refréscale la zona de la cabeza, nuca, muñecas y brazos. En lactantes, ofrece el pecho más a menudo.

Alimentos ricos en agua. Opta por frutas como el melón o la sandía, así como por verduras como el calabacín ya que son ricos en agua.

sombrero-banz-algodon-proteccion-solar-50-azul-palmeras-nino-4-a-6-anos-56-cmRopa fresquita. Usa ropa transpirable y fresquita como el algodón. Cuantas menos capas mejor. Por ejemplo, a los bebés podrás tenerles solo con el body de verano. Otra opción es dejarles solo con el pañal por casa. Para la calle, pantalones cortos, camisetas cortas, sombreros o gorros para proteger la cabeza y gafas de sol.

Horas de más calor. Los días más cálidos o las horas donde más fuerza tiene el sol, lo mejor es estar en casa o en zonas sombreadas. Por ejemplo, si vas a ir a la piscina o a la playa, aprovecha las horas más fresquitas. Si vas a estar todo el día, no te olvides la sombrilla para que esté a la sombra todo el tiempo.

No dejar a los bebés y a los niños dentro del coche. Cuando vayas con tus peques en el coche, jamás les dejes solos dentro del coche. Hace mucho calor y las temperaturas en el interior del vehículo se pueden disparar. Podrás poner en riesgo su vida.