Gripe y resfriado en niños

La Farmacia del bebe gripe resfriado

La llegada de las bajas temperaturas sumado al contacto constante entre escolares aumenta las posibilidades de que nuestros pequeños acaben resfriados o con gripe. En ambos casos se trata de infecciones víricas respiratorias frecuentes, con síntomas y signos comunes. También hay que recordar que son infecciones muy contagiosas, especialmente en espacios cerrados como pueden ser los colegios y las guarderías (en el caso de los niños).

Existen grandes diferencias entre un resfriado común y la gripe. En el resfriado, la afectación está más localizada en las vías respiratorias superiores. Se produce obstrucción y mucosidad nasal, estornudos y tos. Además, no suele presentar fiebre. Por otro lado, la gripe se inicia de forma más brusca y es una enfermedad más severa ya que se tendrá fiebre, temblores y escalofríos, malestar general, dolor de cabeza y de garganta, puede haber vómitos y también tos frecuente y persistente.

Normalmente, los niños suelen tener de tres a ocho resfriados a lo largo del año, especialmente en otoño e invierno. En cambio, la gripe suele ser de forma epidémica y solo se da una vez por temporada. Ambas enfermedades se transmiten por inhalación de gotitas de secreción respiratorias suspendidas en el aire o al entrar en contacto directo con objetos que tengan estas secreciones como puede ser compartir cubiertos o usar lapiceros o juguetes. El contacto a través de las manos es una de las vías de transmisión de la enfermedad más común. Por tanto, una manera eficaz de prevenir el contagio es a través de la higiene.

Desde La Farmacia del bebé os vamos a recordar qué medidas se deben tomar para evitar que nuestros pequeños se resfríen o tengan la gripe.

La farmacia del bebe resfriado niños

Prevención de resfriados y gripes

En el caso de la gripe, la principal forma de prevención es la vacunación anual a los niños mayores de 6 meses con ciertas enfermedades crónicas y condiciones de riesgo (enfermedades respiratorias, cardiovasculares, metabólicas…). Asimismo, hay que evitar estar con gente que padezcan estas enfermedades víricas respiratorias.

Otras medidas de prevención son:

  • Lavar las manos. Se debe enseñar a los niños a que deben lavarse las manos con agua y jabón cada vez que lleguen a casa antes de manipular algún alimento. También se las deben lavar antes de comer y después de ir al baño.
  • Taparse la boca al toser o al estornudar. Acto seguido habrá que lavar las manos para eliminar el virus.
  • Usar pañuelos desechables.
  • Limpiar bien ciertos objetos de los bebés o de los niños como pueden ser los juguetes. Del mismo modo, evitar compartir sus cubiertos y vasos.

La Farmacia del bebé humidificador

Y en caso de coger la gripe o resfriarse, os recordamos que debemos dar a nuestros pequeños un aporte adecuado de líquidos y también debemos usar humidificadores ambientales para evitar tanto la deshidratación como ambientes resecos. Los humidificadores contribuyen a eliminar las secreciones. En el caso de los más pequeños, los lavados nasales con aspiración de moco harán que pueden respirar mejor. Para el tratamiento sintomático, recordad acudir al pediatra para que examine a vuestro pequeño y le ponga el tratamiento más adecuado. Cuidado con la automedicación.