“Mírame, diferénciate” Un año de miradas.

Hace escasamente un mes conocimos, a través de las redes sociales, una iniciativa que nos encantó y con la que nos sentimos totalmente identificados: la campaña “Mírame, diferénciate“. Esta campaña, que ahora cumple un año, tiene como objetivo fundamental “Humanizar” la atención sanitaria con pequeños gestos.

Desde La Farmacia del Bebé, como un actor más del sistema sanitario, y siendo coherentes con uno de nuestros valores (HUMANIZACIÓN DE LA ATENCIÓN SANITARIA) nos unimos a esta interesante iniciativa, que ahora cumple un año.

¿qué significa para nosotros esta iniciativa?

El equipo de profesionales de La Farmacia del Bebé es un equipo multidisciplinar con experiencia en el mundo de la farmacia (tanto en oficina de farmacia como en industria farmacéutica), y de otros sectores del mundo sanitario, como la consultoría y los seguros de salud.

Al arrancar este proyecto e intentar plasmar qué queríamos que fuera La Farmacia del Bebé, todos coincidimos en que era necesario aportar a nuestros clientes una atención personalizada, humanizada, cercana y basada, además de en nuestra experiencia profesional, en nuestras vivencias personales como padres, eso sí, aportando siempre el conocimiento sanitario que hemos ido adquiriendo en todos nuestros años de experiencia.

Todos coindimos en el exceso de burocratización, paternalismo y deshumanización al que nos tiene acostumbrados nuestro actual sistema sanitario, en el que a veces, y puede que por un mal dimensionamiento del servicio o por un uso inadecuado, no recibimos la suficiente información o simplemente no somos tratados de igual a igual.

En nuestro caso particular, cuando nació nuestro primer hijo, aún en la habitación del hospital, la pediatra nos dijo que debíamos dejar al bebé ingresado, porque habían descubierto una pequeña mancha, y había que descartar que se tratara de un tumor. Dicho esto, y sin más explicaciones, probabilidades, o implicaciones en el mejor y peor de los casos, abandonó la habitación, dejando a los nuevos papás desconsolados y hundidos.

Como trabajamos en el sector rápidamente telefoneamos a un pediatra amigo de la familia, y nos tranquilizó enormemente recibir la información que en el hospital habían obviado. No queremos ni imaginar como habríamos sufrido de no recibir la información necesaria, como le ocurre a una gran cantidad de familias que no tienen acceso a los mismos recursos.

Todo esto nos ha hecho reflexionar profundamente, y ha dado origen a uno de nuestros valores fundamentales: HUMANIZACIÓN DE LA ATENCIÓN SANITARIA.

Encontrar una iniciativa como “Mírame, diferénciate“, nos hace sentir parte de un conjunto de personas que quieren cambiar la forma en que se hacen las cosas…

¿puede este tipo de proyectos, nacidos en la redes, incidir en el mundo analógico?

¡Por supuesto que sí!

En La Farmacia del Bebé creemos en los sueños. De hecho La Farmacia del Bebé es uno de nuestros sueños ;-). Estamos convencidos de que el poder y la conciencia colectiva puede conseguir cualquier objetivo. Los grandes cambios se producen poco a poco, permeabilizando la sociedad con comportamientos individuales que van modificando la actitud general y consolidando en nuevas formas de trabajar que a la larga puedan derivar en nuevas políticas institucionales.

La iniciativa “Mírame, diferénciate“, surge a partir de un conjunto de profesionales, enfermeras, médicos, fisioterapeutas, economistas, pediatras, periodistas e informáticos, convencidos de que la calidad asistencial puede mejorar con pequeños gestos, como mirar a los ojos de las personas que atendemos. Aunque el origen profesional de los componentes de la iniciativa es diferente, existen dos puntos de unión fundamentales: todos trabajamos en el campo de la salud y creemos en la fuerza de las redes sociales para generar y difundir ideas e iniciativas.